Juegan oros, pintan bastos

Sinopsis:

 

Juegan oros, pintan bastos. Ismael Garmendia, un funcionario aficionado al fútbol, se va a ver envuelto, a causa de una confluencia de casualidades, en el robo de la copa del mundo. Acorralado por la crisis económica, sin haber podido ver cumplido su sueño de asistir al último campeonato pues poco antes había sufrido en sus propias carnes las consecuencias de aquella en la forma de un serio recorte a su economía familiar, se va a ver sometido a persecución para exigirle algo que él, en un principio, desconoce poseer. Su antagonista, Tartufo Idiáquez, un ladrón de guante fino, se las ve y se las desea para ir sorteando sucesivas dificultades que se le van interponiendo de cara a rematar la empresa que se había propuesto. La historia que se narra en esta novela, ¿es real?, ¿es inventada? ¡Nunca se sabrá! Como tampoco se sabrá si el trofeo que se entrega, y se guarda con posterioridad por la selección ganadora, es el genuino original o un plagio.